¿Podemos usar sus datos para personalizar mejor su experiencia web?

Nosotros (y nuestros socios) recopilaremos los datos y usaremos cookies para la personalización del sitio web y las publicidades, dentro y fuera de hatcocorp.com, así como el análisis y las mediciones en un esfuerzo por ofrecer el contenido más relevante. Obtenga información sobre la forma en que Hatco y nuestros socios recopilan y usan los datos.

Las cookies personales están deshabilitadas.

Hemos desactivado todas las cookies para la personalización del sitio web y las publicidades, dentro y fuera de HatcoCorp.com, así como el análisis y las mediciones. Este sitio web aún utiliza cookies limitadas, pero no para la personalización ni las mediciones. Obtenga más información sobre la forma en que utilizamos las cookies..

Nuestro sitio utiliza cookies para ofrecer una experiencia más relevante.

Si continúa usando este sitio, usted acepta el uso de las cookies. Obtenga más información aquí.

Siete mitos acerca de las cocinas de inducción

Siete mitos acerca de las cocinas de inducción

2019-07-15

La cocina de inducción se estableció hace décadas y aún sigue siendo un misterio para muchos. A pesar de que la inducción es más segura, más rápida, más elegante y más eficaz que las alternativas eléctricas o a gas, ha adquirido mala fama por culpa de unos rumores molestos.

Bien, es hora de callar los rumores. Aquí hay siete mitos que oímos sobre las cocinas de inducción y por qué son falsos.

1. La inducción no es tan potente como el gas.
Existe la idea errónea de que el gas ofrece más potencia y, por consiguiente, más velocidad, que las soluciones de inducción. Sin embargo, se demuestra lo contrario. La inducción ofrece más potencia y velocidad porque, a diferencia de las soluciones de gas, calienta toda la bandeja directamente (a diferencia de la indirecta) con un mínimo de energía desperdiciada. Mientras que la inducción usa el 85-95 % del calor que genera, el gas solo usa el 35-65 % y pierde el resto en la atmósfera. Esto significa que puede cocinar mucho más rápido con la inducción, y puede alcanzar y ajustar las temperaturas sin retraso y con una mayor precisión.

2. La inducción se parece a la cocción con microondas.
Se ha puesto injustamente la inducción en la misma familia que las microondas. Claro, las microondas son convenientes al igual que las cocinas de inducción, pero la forma en que cocinan los alimentos es completamente diferente. Las microondas calientan los alimentos, mientras que la inducción calienta la bandeja. Al calentar la bandeja, que luego calienta los alimentos, puede obtener un dorado crujiente y alimentos cocinados de manera uniforme, algo que es imposible de lograr con un microondas.

3. Las superficies de vidrio no son resistentes.
Si bien la palabra 'vidrio' no evoca exactamente imágenes de durabilidad, las superficies de vidrio que se usan en las cocinas de inducción son increíblemente resistentes. De hecho, tienen que someterse a pruebas rigurosas en las que deben soportar el impacto de una bola de acero de 1,2 libras (0,4 kg) que se arroja desde 21 pulgadas (533 mm), y una bandeja de 4 libras (1,8 kg) que se arrojó 10 veces desde 8 pulgadas (203 mm). Solo busque soluciones de inducción que usen vidrio cerámico, ya que el vidrio templado se puede curvar a altas temperaturas, como una bandeja que se ha calentado en la parte superior durante un largo período de tiempo.

4. No debe usar inducción si tiene un marcapasos.
Las cocinas de inducción aparecieron hace más de 30 años, mientras que la tecnología de inducción se ha utilizado en aplicaciones industriales durante más de un siglo. No se registraron casos de accidentes (ni daños a algún usuario de marcapasos) en todo este tiempo. La American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) enumera una cantidad de dispositivos y aparatos que se deben evitar (incluso teléfonos móviles). Las cocinas de inducción no aparecen entre ellos. La onda solo se extiende alrededor de una pulgada por sobre la superficie de la hornalla, y es 'capturada totalmente' por la bandeja en el lugar. Sin una bandeja en el lugar, la unidad solo hace 'emite pulsos' en busca de una bandeja, pero no se energiza completamente. Incluso los pequeños objetos compatibles, como las cucharas, se 'ignoran' como una medida de seguridad.

5. La inducción es más costosa.
Si bien es posible que pague más por una cocina de inducción por adelantado, ahorrará a largo plazo. Dado que las soluciones de inducción son eficientes y usan el 85-95 % de la energía que generan (en comparación con solo el 35-65 % para cocinas a gas y el 40-50 % para cocinas eléctricas), sus facturas de servicios públicos son más bajas. Como guía general, si usa inducción, normalmente gastará un 25 % menos en combustible. Y dado que no está desperdiciando calor, que aumenta la temperatura de la habitación, puede estimar entre un 10 y un 20 % de ahorro en costos de aire acondicionado.

6. Hay que gastar mucho dinero en bandejas especiales.
A veces, los fabricantes de bandejas usan la frase 'compatible con la inducción' para aumentar el precio. En verdad, cualquier bandeja magnética funcionará, pero cuanto más alto sea el contenido ferroso (hierro), mejor. Esto incluye bandejas de acero, hierro fundido o bandejas de aluminio con un núcleo de acero. Las bandejas todas de aluminio o cobre no funcionarán. Una buena prueba simple y económica de compatibilidad es un imán de heladera; cuanto más fuerte sea la atracción hacia la parte inferior de la bandeja, mejor funcionará. Así de fácil.

7. Toda inducción se crea igual.
Muchos vendedores se han subido al carro de la cocina de inducción, y por una buena razón. Sin embargo, cuando se trata de inducción, algunas cocinas son mejores que otras, especialmente cuando se trata de calidad, precisión, potencia, eficiencia, durabilidad, seguridad y atractivo estético. Para obtener más información sobre la diferencia de inducción de Hatco y lo que distingue a nuestras cocinas de inducción de todas las demás, consulte nuestra guía de soluciones de inducción hoy.